¿Por qué el lenguaje de las flores?... El lenguaje de las flores, fué un medio de comunicación en la época victoriana, en donde las flores y los arreglos florales se usaban para enviar mensajes codificados, sirviendo a sujetos para expresar sentimientos que de otro modo nunca se podrían hablar. Es algo que "Federico García Lorca" nos enseña en su obra :Doña Rosita la soltera o El lenguaje de las flores. En una época dónde la mujer unica y exclusivamente se preparaba para el matrimonio(labores del hogar, aguja, bordado, alguna clase de música, quizás algún idioma_preferentemente francés).El esparcimiento estaba regido por la discrección, nada de libertad de sentimientos,las madres acompañaban a sus hijas a los parques, para vigilar su moral y coartar su libertad. Flores, abanicos, colores, pañuelos, sombrillas, tarjetas de visita eran elementos utilizados para enviar "mensajes cifrados": aceptar un amor, comprometer una cita a una hora determinada (sin que los demás lo advirtieran). En nuestros tiempos aquello nos parecerá una "cursilería, yo prefiero quedarme con la sensibilidad sentimental y tratar de elaborar "un blog" que no utilizará flores sino palabras y que espero llegue a todos los que se "acerquen" a ÉL. Tesy

domingo, 22 de mayo de 2011

LA REBELIÓN DEL SILENCIO


Por: Winston Manrique Sabogal21/05/2011
"Un individuo, como un pueblo, queda más exactamente definido por sus ideales que por sus realidades. El lograr nuestros propósitos depende de la buena fortuna; pero el aspirar es obra exclusiva de nuestros corazones", José Ortega y Gasset.
Clemente.Lascuatroesquinas
Una idea, una reflexión, una invitación más del filósofo español que se ajusta a este tiempo, y a todos los tiempos, especialmente al presente; tanto en España como en todo el mundo. Palabras que son puerto de llegada y puerto de salida de las diferentes manifestaciones que se han sucedido estos meses en varios países por diversos o parecidos motivos y que hoy están en España bajo un espíritu común: Aspirar, Cambiar, Mejorar, Reclamar, Exigir... Jóvenes y no tan jóvenes que, mal que bien, ingenuos o no, bien expresados o no, piden un cambio o mejora del modelo de vida. Y más vale tarde que nunca.
Las artes, y la literatura, están pobladas de ideas, mensajes e imágenes que invocan, plasman o revelan y se rebelan sobre tantas cuestiones de sentido común y básicas que el sistema, cualquiera que este sea, niega, mezquina o roba a sus ciudadanos. ¡Una espiral en aumento!
Y es ahora cuando entramos en el laberinto realista y profético de esas palabras de Voltaire cuando dice: "Un día todo estará bien; ésa es nuestra esperanza. Hoy todo está bien, esa es una ilusión". Un tiempo circular, como una pesadilla, que hay que exorcizar.
Y a un tiempo emboscado y agraviado por el pesimismo hay que combatirlo con el optimismo e ideas y acciones claras.
No importa que sepamos de antemano que las cosas seguirán igual; lo primero y más importante es expresar esa inconformidad, dejar constancia de nuestra opinión sin ser complacientes a ultranza con el otro; ya sea por ética, honestidad, integridad o lealtad a uno mismo, ejercer desde dentro y en primera persona el sentido de libertad y democracia. No permitir que el miedo, la pasividad, la conformidad o la hipocresía devoren la fertilidad de los derechos y de los sueños. Porque hay silencios que devoran el alma.

Imagen: Las cuatro esquinas, de Clemente.

Lo ví  en "PAPELES PERDIDOS" BLOG del País.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pueden dejar comentarios usuarios con cuentas de google, siempre serán moderados .