¿Por qué el lenguaje de las flores?... El lenguaje de las flores, fué un medio de comunicación en la época victoriana, en donde las flores y los arreglos florales se usaban para enviar mensajes codificados, sirviendo a sujetos para expresar sentimientos que de otro modo nunca se podrían hablar. Es algo que "Federico García Lorca" nos enseña en su obra :Doña Rosita la soltera o El lenguaje de las flores. En una época dónde la mujer unica y exclusivamente se preparaba para el matrimonio(labores del hogar, aguja, bordado, alguna clase de música, quizás algún idioma_preferentemente francés).El esparcimiento estaba regido por la discrección, nada de libertad de sentimientos,las madres acompañaban a sus hijas a los parques, para vigilar su moral y coartar su libertad. Flores, abanicos, colores, pañuelos, sombrillas, tarjetas de visita eran elementos utilizados para enviar "mensajes cifrados": aceptar un amor, comprometer una cita a una hora determinada (sin que los demás lo advirtieran). En nuestros tiempos aquello nos parecerá una "cursilería, yo prefiero quedarme con la sensibilidad sentimental y tratar de elaborar "un blog" que no utilizará flores sino palabras y que espero llegue a todos los que se "acerquen" a ÉL. Tesy

martes, 23 de abril de 2013

OTRO AÑO MÁS ....EL DÍA DEL LIBRO




Parece que fué ayer cuando  el año pasado  celebrabamos este mísmo día y hacía referencia a ello  aquí en el blog .Ha pasado un año entero, si cierro los ojos   me doy cuenta de  cuánto tiempo y cuántas cosas  han cambiado en mi vida en un solo año  y si no muchas si algunas con bastante trascendencia .
Me gustaría desde aquí  animar a todo el mundo a leer más , es lo que se trata de conseguir  en esta fecha, no creo que sea solo  una fecha   con interés comercial , los que no lo vemos así  y leemos cada vez que  tenemos un rato  queremos contagiar al resto de la aventura que es  dejarse atrapar por un  libro que te guste , que hayas acertado al elegirlo  y eso creo que depende también  un poco del momento que vives. Hoy es el Día del Libro y yo quisiera pedir a todo aquel que quiera celebrarlo de alguna manera, no que se compre un libro, sino que EMPIECE A LEER un libro. Ese libro que espera desde las últimas navidades supurando pena y polvo en la mesilla de noche, ese libro que regaló alguien con cariño e intención -se supone que buena- y que la pereza ha relegado al olvido. Un libro cualquiera de esos que están en las estanterías de casa y que, desde hace tiempo por aquello de que ya no hay tiempo, parecen que están de adorno.

Yo quiero pedir a todo  el  que me lea que lea también un libro, aunque sólo sea uno, que lo empiece hoy con cariño, que se lo compre si no queda otro remedio, pero que estrene una pequeña ilusión a partir de las palabras de alguien que las juntó hace tiempo para compartir poesía, belleza, imaginación, sentimientos o vivencias con los lectores.

Si estás triste que sea un libro alegre, si cansado un libro liviano y amigable, si preocupado por mil cosas un libro donde la fantasía te lleve de viaje durante unas horas… Si estás enamorado puedes leer otra historia de amor como la tuya, si la enfermedad te visita busca un libro que rezume esperanza, si hay soledad en tu vida, date el regalo de la compañía silenciosa de unas hermosas letras.

No hace falta meterse en fregados de leer “El Quijote” –que tampoco está nada mal, de hecho, es un libro divertidísimo, pero entiendo que es muy largo, aunque más largas son las trilogías apestosas que pululan por ahí y bien que “hay tiempo” para leerlas- (cierro paréntesis), tampoco hace falta bucear en Shakespeare, sus comedias y tragedias, sus personajes insólitos y absurdamente lúcidos, no hay por qué “pegarse el pegote” de “yo leo a los clásicos”…nada de eso. Basta con empezar a leer como quien descubre una mañana de primavera después del frío invierno. Con ilusión asombrada y sonrisa generosa.

Una intriga de Fred Vargas, la lucidez del siglo de Iréne Némirovsky, los entresijos de la mente japonesa de Murakami o de Mishima, la profundidad psicológica de los personajes de Iris Murdoch, una novela sencilla de esas a las que les dan premios, algo de Rosa Montero o Elvira Lindo, cualquier libro de Pérez Reverte –para el que le guste Pérez Reverte-, las cuitas de Camilleri o algunos dislates de Auster…tanto da con tal de leer.

 Celebremos el Día del Libro, para que no tengan que decirnos nunca eso tan sarcástico de “La cultura es cara, pero más cara es la ignorancia”.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pueden dejar comentarios usuarios con cuentas de google, siempre serán moderados .