¿Por qué el lenguaje de las flores?... El lenguaje de las flores, fué un medio de comunicación en la época victoriana, en donde las flores y los arreglos florales se usaban para enviar mensajes codificados, sirviendo a sujetos para expresar sentimientos que de otro modo nunca se podrían hablar. Es algo que "Federico García Lorca" nos enseña en su obra :Doña Rosita la soltera o El lenguaje de las flores. En una época dónde la mujer unica y exclusivamente se preparaba para el matrimonio(labores del hogar, aguja, bordado, alguna clase de música, quizás algún idioma_preferentemente francés).El esparcimiento estaba regido por la discrección, nada de libertad de sentimientos,las madres acompañaban a sus hijas a los parques, para vigilar su moral y coartar su libertad. Flores, abanicos, colores, pañuelos, sombrillas, tarjetas de visita eran elementos utilizados para enviar "mensajes cifrados": aceptar un amor, comprometer una cita a una hora determinada (sin que los demás lo advirtieran). En nuestros tiempos aquello nos parecerá una "cursilería, yo prefiero quedarme con la sensibilidad sentimental y tratar de elaborar "un blog" que no utilizará flores sino palabras y que espero llegue a todos los que se "acerquen" a ÉL. Tesy

martes, 19 de abril de 2011

Muere a los 84 años el 'fotógrafo salvaje' Miroslav Tichý


  • La fundación que gestionaba su legado informó ayer del fallecimiento, que se produjo el martes pasado.
  • Era uno de los grandes del 'outsider art', el arte marginal.
  • Vivió durante 40 años como un anacoreta. Construía a mano las cámaras.
Miroslav Tichý, el gran fotógrafo checo del ideal femenino y uno de los referentes del outsider art (arte marginal), murió el 12 de abril, a los 84 años de edad, según informó la fundación que gestiona su obra.
Sólo unas lacónicas líneas en inglés y checo en la página web: "Con gran pesar y profunda tristeza informamos que Miroslav Tichý falleció el 12 de abril". Firma la nota Roman Buxbaum, amigo personal del artista y cabeza visible de la Fundación Tichý Ocean.
Sobre la nota aparece una foto de dos manos enlazadas sobre una sábana blanca.
Tichý había alcanzado notoriedad a partir de 2005, cuando sus fotos fueron exhibidas en el Kunsthaus de Zurich. En 2007, expuso en el Museo de Arte Moderno de Frankfurt y al año siguiente en el Georges Pompidou de París.

En 2009 expuso en España

En 2009 la obra de Tichý llegó a dos ciudades españolas. En Madrid con la muestra Miroslav Tichý. Mirography. La esencia de la fotografía proscrita se excon 150 fotos la galería Ivory Press Art+Books, tras la cual está Elena Ochoa, la esposa del arquitecto Norman Foster, responsable del diseño interno del local. En Palma de Mallorca se exhibieron otras 40 fotos del artista en la galería Kewening, bajo el título Oraciones, sueños y diosas.
Hijo único de un sastre, estudiante de Bellas Artes, torpe pintor plagiario de expresionistas y, como tantos otros checos de su generación, de ideales destruidos por los comunistas en 1948, a Tichý le prohibieron pintar, le encerraron en sanatorios mentales y le encarcelaron creyéndole disidente.
Desde mediados de los setenta vivió como un anacoreta. Regresó a su pueblo natal de la Moravia checa (Kyjob, 12.000 habitantes), se instaló en una infravivienda y, como declara en el documental Tarzán jubilado, ejerció un sólo propósito: “ser famoso haciendo algo y haciéndolo peor que cualquier persona en el mundo”.
Durante treinta años disparó unos cien retratos diarios de las mujeres del pueblo. En la piscina comunal, en el lavadero, en las calles y caminos, de picnic, en los parques… A veces cara a cara, pero casi siempre a escondidas, desde la clandestinidad.
Construía sus cámaras con desperdicios y basura Tichý construía cámaras-desperdicio con latas de conserva, cartones, elásticos de calzoncillos y lentes de gafas viejas o trozos de plexiglax pulidos con ceniza de cigarrillos. Revelaba de noche en una ampliadora también fabricada a mano y completaba las fotos con paspartús y molduras de una pulcra inocencia.
Soportó alguna impertinencia, alguna acusación de locura, pero sus vecinos le dejaban hacer. Todo cambió cuando uno de ellos, Roman Buxbaum, descubrió la poderosa seducción, la belleza secreta, de aquellas miles de fotos, todas de mujeres.

Cámara-basura
Una de las cámaras fabricadas con deshechos y basura que utilizaba Tichý

ÁNXEL GROVE. 19.04.2011 publicado en: 20minutos.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pueden dejar comentarios usuarios con cuentas de google, siempre serán moderados .