¿Por qué el lenguaje de las flores?... El lenguaje de las flores, fué un medio de comunicación en la época victoriana, en donde las flores y los arreglos florales se usaban para enviar mensajes codificados, sirviendo a sujetos para expresar sentimientos que de otro modo nunca se podrían hablar. Es algo que "Federico García Lorca" nos enseña en su obra :Doña Rosita la soltera o El lenguaje de las flores. En una época dónde la mujer unica y exclusivamente se preparaba para el matrimonio(labores del hogar, aguja, bordado, alguna clase de música, quizás algún idioma_preferentemente francés).El esparcimiento estaba regido por la discrección, nada de libertad de sentimientos,las madres acompañaban a sus hijas a los parques, para vigilar su moral y coartar su libertad. Flores, abanicos, colores, pañuelos, sombrillas, tarjetas de visita eran elementos utilizados para enviar "mensajes cifrados": aceptar un amor, comprometer una cita a una hora determinada (sin que los demás lo advirtieran). En nuestros tiempos aquello nos parecerá una "cursilería, yo prefiero quedarme con la sensibilidad sentimental y tratar de elaborar "un blog" que no utilizará flores sino palabras y que espero llegue a todos los que se "acerquen" a ÉL. Tesy

domingo, 3 de julio de 2011

OPINIONES UN TANTO CLASISTAS.....DIOS LOS CRIA Y ELLOS...SE JUNTAN DESPUÉS EL VIENTO LOS AMONTONA

2 Julio 11 - - Alfonso USSÍA                         

                                    SE   INTUYE    LAGARTA
No cabía en cabeza humana un comportamiento tan silvestre y tribal como el atribuido a Strauss-Kahn en un hotel de Nueva York. Por fuerte y persistente que sea la primavera en un hombre, nadie con dos dedos de inteligencia se deja vencer por una fogarada tan absurda. Además, que de comprar el amor, Strauss-Kahn podría haber adquirido por unas horas a la mujer más atractiva de Nueva York dedicada al viejo oficio de la contraprestación pasional. En tiempos tan buenistas y cursis es digno de homenaje mi hallazgo para denominar la práctica del puterío.


«Contraprestación pasional».
La chica que supuestamente padeció los excesos volcánicos de Strauss-Kahn, es del montón.
Por una mujer así no se pierde el Fondo Monetario Internacional, ni el prestigio, ni se va a la cárcel durante una decena de años. Otra cosa es Valeria Mazza o María Sharapova. Ahí no entro en juicios de valor. La empleada del hotel imaginariamente agredida por el multimillonario socialista francés no ofrece las características de una mujer que puede llevar a la perdición total a un hombre de sesenta años. Esto ha sido un montaje y se ha empezado a demostrar. Se intuye lagarta. Las mentiras continuadas de la humilde empleada han mosqueado a la fiscalía. Una camarera con cinco móviles diferentes es una camarera extravagante como poco. Una camarera que recibe en su cuenta corriente una transferencia de cien mil dólares proveniente de un narcotraficante, es una camarera confusa, como poco. En la actualidad, cualquier hombre poderoso puede sufrir una situación semejante a la de Strauss-Kahn. En principio, la denunciante siempre tiene la razón y el denunciado es el culpable. Si Strauss-Kahn, como se espera, ha sido víctima de una conspiración, nadie podrá quitarle la mancha de su estética de viejo verde derrumbado y destruido. Y peor aún. Su fama de conquistador jamás volvera a lucir. Un individuo que se juega toda su carrera política, todo su prestigio, todo su poder y toda su gloria terrenal por una mediocridad no merece figurar en la relación de los grandes seductores. Los decepcionados por el curso de los acontecimientos dirán que Strauss-Kahn ha conseguido la libertad gracias a las jugosas facturas que ha pagado a sus carísimos abogados. No es argumento válido. Si Strauss-Kahn no hubiera podido contratar a tan importantes abogados, la camarera no lo habría elegido como víctima. Ella sabía perfectamente quién era el alojado en aquella habitación. Se intuye lagarta.

En el partido socialista francés se ha celebrado la libertad de Strauss-Kahn. Tan sólo Ségolène Royal, la eterna perdedora, la Tomás Gómez de los socialistas franceses, se ha mostrado un tanto contrariada. Sin Strauss-Kahn, el socialismo francés podría haber optado en unas primarias por la pelmaza de doña Ségolène, porque en Francia a los socialistas les pasa lo mismo que en España, que no tienen gente con capacidad de generar entusiasmo. Y Strauss-Kahn, con sus miles de millones de euros puede hacerlo sin dificultad, que es sabido que el valor oro es el más preciado actualmente en el socialismo europeo.

Lo perverso de sufrir una experiencia como la presumiblemente padecida por Strauss-Kahn es que la sombra de la humillación y el desprestigio tarda en difuminarse. Nada me afecta el futuro del partido socialista francés, ni el del Fondo Monetario Internacional ni el de Dominique Strauss-Kahn, al que no tengo el gusto de conocer. Me afecta la victoria de la verdad, que intuyo más cercana al millonario que a la contradictoria camarera. Voilà.

La Razón.es  Alfonso Ussía


Dije  hace unos meses que era premeditado hacer juicios de valor sobre el "famoso caso  de la camarera de pisos", parece ser aunque  no estoy muy al tanto de los últimos acontecimientos que  hay nuevos datos, y si no los hay    lo que si nos podemos encontrar  como al principio, es a algunos personajes que no pierden el tiempo , por la posición que ocupan y por los medios de los que disponen a su alcance  de romper lanzas a favor de "alguien"  que se ha ganado su reputación  de "mujeriego" no solo por este último escándalo(sea o no sea culpable) sino por otros  ya anteriores..... pero  que le vamos a hacer, ¿cómo  una camarera de pisos  va porder tener razón?...si antes del juicio  ya esta siendo juzgada ( y yo no la defiendo a ella por que  allí solo estaban ellos), pero claro, poderoso caballero Don dinero, contra eso  yo ya estoy segura de que  no hay nada que hacer.No sea hipócrita señor Ussia, en este país todavia   EL CLIENTE SIEMPRE TIENE RAZÓN   mientras existan personajes con mentalidades como la suya  que no deja un atisbo al beneficio de la duda  cuando el denunciado como en este caso es un "millonario", demos la vuelta a la tortilla y  veriamos :si el denunciante  fuera Él por  decir sentirse acosado por la camarera ( pongase en el caso de que la camarera le hubiera rechazado, pasado de él, ignorado .... y herido en su orgullo conquistador  se diera ese caso  hipoteticamente), ¿verdad señor Ussía  que también en este caso le creería  a Él a pies juntillas?.....está muy claro  su opinión  nunca será  objetiva, siempre defendiendo al poderoso , es más me atrevería a decir  que  si la tuviera que defender a ella ni siquiera se molestaría en escribir  de este asunto en su columma.Si ella es culpable debe de ser castigada  por ello, pero no por tener muchos móviles o mucho dinero en su cuenta corriente, yo le aseguro que si tiene mucho dinero (esto si que me suena a mí a trampa) no se molestaría en ir a un Hotel a limpiar  la "basura" que dejan los clientes ...puede estar seguro de ello .
Yo tengo que concederla el beneficio del duda  aunque me "equivoque", tengo que hacerlo por que como  "camarera de pisos " que soy  también en un Hotel de lujo, dónde se supone  que los clientes  pertenecen a un status  social (ja ja ja..... eso da para  escribir un libro, educación y status muchas veces están reñidos), yo  he sido testigo hace ya unos tres años  de como al estar haciendo una habitación con el cliente dentro (estranjero), él llamo a recepción por la tarde  para que se le hiciera la habitación, tras haber  pasado toda la mañana con cartel rojo ,el cliente tenía puesta solo una camiseta de algodón  que le llegaba  más arriba de las rodillas, ha dado mil vueltas por la habitación, baño .... y cuando estoy terminando de hacer  su cama (era una habitación  de dos camas), ha cogido una toalla, la ha estirado en la cama de al lado y ....se ha tumbado .....imaginese la cara  que se me ha quedado al
 descubrir en ese momento que debajo de la camiseta no tenia  absolutamente nada -estaba desnudo_,...salí  indignada de allí, llame a recepción , dije que  volvería a llamar seguro  a pedir algo y que yo no se lo llevaría ....así fué , pidió ambientador y  para su sorpresa se lo llevó un "botones"....y ya no pidió nada más.
MORALEJA:  ver para creer ....y en un Hotel se ven tantas cosas, de personas que ni te lo esperas o imaginas .
No  se crean que por ser quién es El  no tengo yo mis dudas  de que no fuera una trampa todo este entramado, pero mi orgullo profesional me hace  seguir  defendiendo  no ya a  ELLA   a la que tampoco conozco, sino a esta profesión tan dura, desagradecida y que  si  se  demuestra que en  verdad  como dice Ussía es "lagarta",  nos dejará a las "camareras de pisos" en un mal lugar  y  con muy mala imagen  ESO ES LO QUE REALMENTE ME MOLESTA .

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pueden dejar comentarios usuarios con cuentas de google, siempre serán moderados .