¿Por qué el lenguaje de las flores?... El lenguaje de las flores, fué un medio de comunicación en la época victoriana, en donde las flores y los arreglos florales se usaban para enviar mensajes codificados, sirviendo a sujetos para expresar sentimientos que de otro modo nunca se podrían hablar. Es algo que "Federico García Lorca" nos enseña en su obra :Doña Rosita la soltera o El lenguaje de las flores. En una época dónde la mujer unica y exclusivamente se preparaba para el matrimonio(labores del hogar, aguja, bordado, alguna clase de música, quizás algún idioma_preferentemente francés).El esparcimiento estaba regido por la discrección, nada de libertad de sentimientos,las madres acompañaban a sus hijas a los parques, para vigilar su moral y coartar su libertad. Flores, abanicos, colores, pañuelos, sombrillas, tarjetas de visita eran elementos utilizados para enviar "mensajes cifrados": aceptar un amor, comprometer una cita a una hora determinada (sin que los demás lo advirtieran). En nuestros tiempos aquello nos parecerá una "cursilería, yo prefiero quedarme con la sensibilidad sentimental y tratar de elaborar "un blog" que no utilizará flores sino palabras y que espero llegue a todos los que se "acerquen" a ÉL. Tesy

jueves, 8 de diciembre de 2011

JOVENES:LECTURA Y ESCRITURA

Se me ha ocurrido escribir de este tema  desde que el lunes cuándo acudí a recoger  a mi hijo  a un concierto( JUAN MAGAN )  pude contemplar a cientos de jóvenes  cual Zombies con sus BB's (blackberry), cabezas agachadas,ladeadas hacia un lado, lo mismo bailan que contestan a un mensaje (creo que con  el tiempo ese gesto generará lesiones en el cuello, pero ese sería otro tema).Están más concentrados en su BB que en el ambiente que les rodea (yo he coincidido en una sala  de espera con unos jóvenes que  no han levantado la cabeza  de su BB hasta que los han llamado).Dispositivos que en vez de unir a las personas las aleja, ellos permanecen en su mundo de fantasía.
Las distancias se han multiplicado entre los jóvenes y la lectura, entre los jóvenes y los adultos, entre los jóvenes y las culturas previas. Cada día se hace más difícil producir situaciones de diálogo, pero lo más problemático es la desconfianza que sella la relación  entre unos y otros y el insulto  que ellos creen que lanzamos  a su universo juvenil. Siempre hay alguien que te recuerda:¿Tú no fuiste joven?.¿Qué mayor te estás haciendo?,¿No estás en la onda?... no son conscientes de que esa BB la tienen por que  en la mayoría de los casos  nosotros se las hemos puesto en la mano, pero para hacer un uso responsable de ella-mi hijo sabe que si no es así la máquina se precinta, al instituto está prohibido llevarla y se queda encima de su mesilla de noche-...pero no todos la utilizan bien y el problema surge  cuándo te enganchas a la máquina y ella te domina.No estamos hablando de un simple teléfono  es  una especie de "miniordenador"-una ventana abierta  a ese otro mundo que ellos  creen que no es peligroso y que dominan bastante mejor que nosotros sin necesidad de leer manuales-.
La actual relación que los jóvenes establecen con la lectura y la escritura es espontánea, pragmática, inconsciente; no creen en su poder transformador ni en los valores de las culturas que conllevan, desprecian la herramienta y aquienes intentamos transmitirselo. La incomunicación con el mundo que está detrás es tan palpable.
Aunque la opinión pública repita hasta el cansancio que se trata de hacer que los jóvenes lean,  de todos es sabido que  la obligación genera resistencia, entonces lo que se busca no es lo que se encuentra y no se trata efectivamente de considerar cuántos libros leen los jóvenes por año, ni conocer con cuántos libros disponen en sus hogares, ni de saber si los padres leen o no, y otras tantas afirmaciones que temporada a temporada aparecen como las pistas que alumbrarán las soluciones del caso.
Por eso también opino que no se trata de obligar sino de incluir, de unir lo que está separado. Pero esto no  es fácil que suceda a pesar de que "las crisis" generan las intervenciones.Creo que por el momento seguiremos siendo espectadores de sus conexiones en un clic,  de ese ruidito "piriri" que se te mete en los oidos y que avisa de que tu hijo ya tiene un nuevo mensaje en su BB....¿Quién ha dicho que los jóvenes no escriben ni leen?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pueden dejar comentarios usuarios con cuentas de google, siempre serán moderados .