¿Por qué el lenguaje de las flores?... El lenguaje de las flores, fué un medio de comunicación en la época victoriana, en donde las flores y los arreglos florales se usaban para enviar mensajes codificados, sirviendo a sujetos para expresar sentimientos que de otro modo nunca se podrían hablar. Es algo que "Federico García Lorca" nos enseña en su obra :Doña Rosita la soltera o El lenguaje de las flores. En una época dónde la mujer unica y exclusivamente se preparaba para el matrimonio(labores del hogar, aguja, bordado, alguna clase de música, quizás algún idioma_preferentemente francés).El esparcimiento estaba regido por la discrección, nada de libertad de sentimientos,las madres acompañaban a sus hijas a los parques, para vigilar su moral y coartar su libertad. Flores, abanicos, colores, pañuelos, sombrillas, tarjetas de visita eran elementos utilizados para enviar "mensajes cifrados": aceptar un amor, comprometer una cita a una hora determinada (sin que los demás lo advirtieran). En nuestros tiempos aquello nos parecerá una "cursilería, yo prefiero quedarme con la sensibilidad sentimental y tratar de elaborar "un blog" que no utilizará flores sino palabras y que espero llegue a todos los que se "acerquen" a ÉL. Tesy

martes, 19 de junio de 2012

QUEIMADA

Esta receta es para que vayaís haciéndoos  de los ingredientes  para prepararla  la  NOCHE DE   SAN JUAN   y  así  ahuyentar   a los malos espíritus (meigas)  e invocar a los  cuatro elementos :


  • EL FUEGO: Deidad de la purificación.
  • LA TIERRA: Simbolizada por el pote de barro da Queimada.
  • EL AGUA: Simbolizada con el aguardiente.
  • EL AIRE: Sobre el cual se elevarán y danzarán las llamas

  • INGREDIENTES:( para  10 personas)

  • 2 litros de aguardiente blanca
  • 300 g de azúcar
  • La cáscara de 2 limones
  • La cáscara de 1 naranja
  • 1 puñado de granos de café


  • Tan importante como el rito y el famoso conxuro contra las meigas es que el aguardiente sea de gran calidad, sino no lograremos que toda esta mágica mezcla de aguardiente, azúcar, fruta y granos de café arda bien. También debemos hacerla al aire libre y de noche, viendo como se va apagando poco a poco la llama azulada que le da el azúcar.

    Preparación de la Queimada:

    1. Colocamos en un recipiente de barro cocido propio para hacer Queimada (los podéis encontrar en casi cualquier ferretería o tiendas de cerámica) el aguardiente y el azúcar, en la proporción de 150 gramos por cada litro de aguardiente. En este caso como son 2 litros de aguardiente, 300 gramos de azúcar fina blanca. Reservamos 2 cucharadas de azúcar para plantar el fuego.
    2. Pelamos los limones y la naranja. Los echamos al recipiente de barro.
    3. Ahora viene la parte más importante. En un cucharón ponemos las 2 cucharadas de azúcar con un poco de aguardiente y le plantamos fuego, cuando plante la llama la aproximamos al recipiente de la queimada para que empieze a arder. Vamos removiendo la queimada con cuidado, dando vueltas sin llegar al fondo, donde se acumula casi todo el azúcar. A continuación podemos elevar el cucharón lentamente dejando que suban las llamas del alcohol y creando cascadas con ellas (esto para los más atrevidos…)
    4. Añadimos el puñado de granos de café, los que nos quepan en una mano. De esta manera la bebida tendrá un color tostado, gracias también al caramelo que se va a ir formando con el azúcar. Seguimos removiendo pero ya levantando un poco del azúcar del fondo de la cazuela de barro. Tened cuidado pues es fácil quemarse con el cucharón, yo normalmente utilizo un trapo de cocina para agarrarlo.
    5. Tal como dice el nombre debemos dejar que se vaya quemando el aguardiente, la llama nos indica que se está consumiendo el alcohol (es azulada debido al azúcar). A mí me gusta fuerte así que acabo apagándola con una tapadera pero el que la quiera más floja debe esperar a que se reduzca poco a poco para terminar apagándola con un fuerte soplido. Si dejais que se queme todo el alcohol lo que conseguireis será agua dulce y caliente.
    6. La Queimada se sirve caliente, cuando la hayamos apagado la servimos en cunca de barro o en un vaso de cerámica para que mantenga la temperatura y nos la bebemos poco a poco sin quemarnos. No abuséis de ella que parece que está flojilla y sube muy rápido… Disfrutad de ella y de la compañía de los vuestros/as en este momento mágico.
    Consejos: Hay quienes apagan la queimada con algo de café o vino tinto (aunque los más puristas de este licor no lo aceptan) y otros le echan trozos de manzana u otras frutas (que luego también te acabas comiendo, pero con moderación pues acumulan mucho alcohol). Ahora os dejo el conjuro que se suele recitar en el último paso cuando se está acabando la llama azulada.


    Mouchos, curuxas, sapos e bruxas. Demos, trasgos e diaños, espíritos das neboadas veigas.
    Corvos, píntegas e meigas. Feitizos das menciñeiras.
    Podres cañotas furadas, fogar dos vermes e alimañas.
    Lume das Santas Compañas, mal de ollo, negros meigallos, cheiro dos mortos, tronos e raios.
    Ouveo do can, pregón da morte, fociño do sátiro e pé do coello.
    Pecadora lingua da mala muller casada cun home vello.
    Averno de Satán e Belcebú. Lume dos cadáveres ardentes, corpos mutilados dos indecentes,
    peidos dos infernais cus, muxido da mar embravecida.
    Barriga inútil da muller solteira, falar dos gatos que andan á xaneira, guedella porca da cabra mal parida.

    Con este fol levantarei as chamas deste lume que asemellan as do Inferno,
    e fuxirán as bruxas a cabalo das súas vasoiras, índose bañar na praia das areas gordas.

    ¡Oíde, oíde! os ruxidos que dan as que non poden deixar de queimarse no augardente quedando así purificadas.
    E cando este beberaxe baixe polas nosas gorxas, quedaremos libres dos males da nosa alma e de todo embruxamento.

    Forzas do ar, terra, mar e lume, a vós fago esta chamada, se é verdade que tendes máis poder ca humana xente,
    aquí e agora, facede que os espíritos dos amigos que están fóra, participen con nós desta Queimada.


    Búhos, lechuzas, sapos y brujas.Demonios, duendes y diablos, espíritus de los campos en nieblas.
    Cuervos, pintigas y brujas, hechizos de las curanderas.
    Podridas cañas agujereadas, hogar de gusanos y alimañas,
    fuego de las Santas Compañas, mal de ojo, negros hechiceros, olor pestilente de los muertos, truenos y rayos.
    Aullido de perro, pregón de la muerte, hocico del sátiro y pie del conejo.
    Pecadora lengua de la mala mujer casada con hombre viejo.
    Averno de Satán y Belcebú, fuego de los cadáveres ardientes, cuerpos mutilados de los indecentes, pedos de los infernales culos, mugido de la mar embravecida.
    Barriga inutil de la mujer soltera, maullido de los gatos que andan tras las gatas en celo, placenta puerca de la cabra mal parida.
    Con este cazo levantaré las llamas de este fuego que asemeja a las del Infierno, y huirán las brujas a caballo de sus escobas, yéndose a bañar a la playa de las arenas gordas.
    ¡Oíd, oíd! los rugidos que dan las que no pueden dejar de quemarse en el aguardiente quedando así purificadas.
    Y cuando este brebaje baje por nuestras gargantas,quedaremos libres de los males de nuestra alma y de todo embrujamiento.
    Fuerzas del aire, tierra, mar y fuego, a vosotros hago esta llamada: si es verdad que tenéis más poder que la gente terrena, aquí y ahora,haced con los espíritus de los amigos que están fuera, participen con nosotros de esta Queimada.


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Pueden dejar comentarios usuarios con cuentas de google, siempre serán moderados .